¿Debemos usar los emoticonos en nuestros escritos de oficina?

Dicen que entre el 60 y 70 % de una conversación es comunicación no verbal (CNV) como el paralenguaje, la quinésica, la proxémica y la cronémica. Por lo tanto es fácil que escribiendo tengamos malentendidos si no tenemos indicadores de emociones u otras formas de CNV como en la comunicación cara a cara.

El comportamiento no verbal es importante para comunicarse, y podemos ver que no está ausente del entorno 2.0 porque para evitar situaciones con malentendidos utilizamos los emoticonos para expresar el estado de ánimo al escribir.

imagenblogdefemoti

La palabra emoticón proviene de la unión de: emoción e icono, y es decir que el emoticón sirve para representar gráficamente una emoción. Su finalidad es transmitir la información más amplia a través de las abreviaciones con menos símbolos.

eblogmotissimbolos

Los emoticonos tienen su origen del Smiley (al comienzo se decían smileys). Hay dos estilos fundamentales de emoticonos: el occidental y el japonés. Los emoticonos occidentales reproducen una cara y se tienen que leer girando la cabeza hacia la izquierda. Así una cara contenta sería representada así: :-). El estilo japonés dibuja la cara vertical, como (*_*), donde los asteriscos son los ojos y el guion bajo la boca.

Según el tipo de medio que utilicemos para comunicarnos por escrito,  usaremos emoticonos o no. Evidentemente, no usaremos los emoticonos en documentos administrativos como actas, informes o documentos oficiales, pero si quizás nos puede evitar algún disgusto poner algun emoticono en alguna conversación informal por escrito.

Quizás por eso, la Real Academia Española (RAE) lanzó el primer manual práctico para escribir en Internet “Escribir en internet. Guía para los nuevos medios y las redes sociales” con la colaboración de más de 40 expertos. para servir de guía para utilizar correctamente abreviatura o el uso de emoticonos, entre otros.

El libro es de pago pero siempre puedes utilizar el Twitter de la RAE para cualquier consulta que tengas al respecto. Como por ejemplo, si después de un emoticón, se ha de poner punto.

rae

Y sobre la relación que establece la psicología entre el cerebro humano y los emoticonos, hay varios estudios.

Uno de ellos fue un estudio (descargar) del año 2007 de  Kristin Byron y David C. Baldridge sobre el uso de mayúsculas y emoticonos en los correos electrónicos. Se descubrió que usar las mayúsculas de forma correcta y apoyarse en emoticonos tendía a dejar mejor impresión en los lectores y según quién la personalidad de quien lo leyera, le afectaba en su personalidad la forma en que le influían las mayúsculas y los emoticonos. Así, las personas extrovertidas y emocionalmente estables apreciaban más el uso correcto de las mayúsculas y el uso de emoticonos en sus correos electrónicos. Por el contrario, las personas introvertidas y emocionalmente inestables no prestaban atención al uso de las mayúsculas ni si utilizaban o no los emoticonos.

O este otro: así reacciona el cerebro humano cada vez que ve un emoticón, las respuestas de la neurociencia al por qué la mente no diferencia un 🙂 de una sonrisa. (abrir enlace).

Está en tus manos decidir si usas los emoticonos en tus comunicaciones en la empresa.  A mi personalmente, en algunos correos, me resultan muy útiles.

Y tú, ¿qué decides? 😉

smile

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s