¿Trabajar desde casa?

El teletrabajo es una realidad cada vez más frecuente en nuestro sistema de vida actual. Nos permite organizar el trabajo y puede ser una salida profesional para muchas personas que por la causa que sea, tienen dificultades o no quieren desplazarse a un puesto de trabajo convencional.

Los beneficios económicos desde la psicología social construccionista del teletrabajo son beneficiosos para la sociedad al eliminar los desplazamientos del transporte individual de las calles de las ciudades, porque produce beneficios ambientales, menos problemas de circulación y menos dependencia del petróleo. Pero por otro lado, se pierden los derechos del trabajador que se habían conseguido como la seguridad y el medio ambiente en el trabajo. En cambio para la empresa, el teletrabajo produce beneficios como ahorros en instalaciones, aumento de productividad y reducción de las ausencias por enfermedad, y entre otras se permite la conciliación de la mujer, señalando que el 99% de las mujeres vuelven a su trabajo después de la baja de maternidad. Para los trabajadores, el dinero que se ahorran a desplazarse hacia su puesto de trabajo es un motivo por el cual la mayoría de las personas están interesadas en esta opción, según estudios, pero a la vez trabajar en casa comporta una inversión económica: ordenador, módem, conexión en Internet, navegadores, correo electrónico y software. Además, si son autónomos, tienen que asumir los gastos de la Seguridad Social y de la licencia fiscal.

La socialización en la era 2.0.

Cada día, la sociedad se convierte más tecnológica y se crean menos relaciones personales, por lo cual las relaciones son más distantes y superficiales. Para la empresa se pierde el vínculo con el trabajador pero a la vez hay menos problemas de convivencia entre empleados. Según varios estudios, se concluyó que el teletrabajo estaba asociado con una mayor satisfacción laboral, mejor estabilidad laboral, y no tenía ningún efecto sobre la calidad de las relaciones laborales. Pero en el ámbito personal, no todas las personas están capacitadas para trabajar solas, algunas pueden sentirse aisladas o solitarias debido al poco contacto social con compañeros de trabajo u otras personas. Esta soledad puede repercutir en el rendimiento del trabajador, puesto que no puede consultar a otros compañeros como está evolucionando su trabajo. Se pierde la colaboración y relaciones personales con otros compañeros.

¿Como influye la conciliación laboral-familiar en el teletrabajo?

Para el trabajador el horario laboral flexible, adaptable a las necesidades personales, con posibilidad de combinar el trabajo profesional con las tareas domésticas, mejora la conciliación entre la vida laboral y la profesional pero es imprescindible que se pueda organizar el tiempo y separar la vida laboral de la familiar pues si no es posible que la jornada laboral tenga horarios ilimitados que incluyan el fin de semana para evitar conflictos o distracciones dentro del núcleo familiar. En cuanto a las empresas, da la posibilidad de modificar los horarios laborales y eliminar el control horario. El hecho de trabajar desde casa, elimina también el absentismo laboral pero no todos los trabajadores tienen acceso o dominan las tecnologías de la información y por otro lado, hay una mayor dificultad en el control de la evolución del trabajo. En una sociedad informática con innovación tecnológica constante, se pueden conciliar de manera eficaz el equilibrio entre la vida personal y la vida profesional al trabajar en distancia pues se facilita la contratación de personal, al desaparecer las limitaciones por razón del lugar de residencia del personal pero se crea un vacío laboral y fiscal.

Discurso a favor del teletrabajo:

  • Ecológico y económico: Se reducen los desplazamientos, con lo cual se ahorra tiempo y dinero y se reduce la fatiga.
  • Movilidad: Se puede seleccionar el lugar de residencia de manera independiente a la ubicación del trabajo.
  • Integración de las discapacidades: Si se sufre alguna discapacidad, se puede trabajar en un entorno adaptado a las necesidades.
  • Flexibilidad: se permite un horario laboral flexible y adaptable a las necesidades personales.
  • Conciliación entre la vida laboral y familiar: Más tiempo libre por un horario flexible que genera un mejor rendimiento que en la oficina y produce mejor calidad de vida.

Discurso en contra:

  • Ergonomía: El ambiente no es lo más apto para la realización de sus actividades. Muchas veces, no se cumplen las condiciones de seguridad e higiene en el trabajo.
  • Provoca sedentarismo.
  • Síndrome de la patata en el escritorio: accesibilidad a la comida en cualquier momento del día.
  • Tecnoestres: Miedo en las nuevas tecnologías o bien ansiedad para revisar en cada momento el correo electrónico.
  • Falta de control externo o de supervisión, organización del tiempo y Workalholism (adicción al trabajo): Los horarios ilimitados pueden incluir fines de semana el que provoca conflictos o distracciones dentro del núcleo familiar.
  • Problemas psicológicos y pérdida de sociabilidad: Poco contacto social con compañeros de trabajo y aislamiento social. Relaciones interpersonales distantes y superficiales.
  • Pérdida de colaboración con compañeros de su departamento que no permiten compartir conflictos o dudas y solucionar los problemas.
  • Falta de conocimientos técnicos: No todos los trabajadores manejan las tecnologías de la información ni saben solucionar problemas informáticos.

Así pues, la decisión es tuya. 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s